Menú Principal
10 de marzo de 2020

Directora del SSMO acompaña a pacientes del INRPAC que recibieron primeras prótesis de programa especial

Patricio Vergara quiere volver a movilizarse en bicicleta. Nelson Sandoval añora poder ir a la playa y andar por la arena. Miguel Ángel Munizaga desea caminar y hacer tranquilo sus trámites. Y Aníbal Gorigoitía, ir a la feria sin preocupaciones ni sorpresas. Los cuatro son pacientes del Instituto Nacional de Rehabilitación Pedro Aguirre Cerda, que el martes 3 de marzo concurrieron a la primera prueba de sus nuevas prótesis.

Ellos son los primeros cuatro de 15 personas que necesitaban una prótesis transtibial (por la amputación de tibia y peroné) y transfemoral (para pacientes con amputación del fémur), y que pudieron acceder a este implemento gracias a una gestión realizada por el Subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, que permitió que el Ministerio de Salud realizara, en diciembre de 2019, un aporte de $35 millones al INRPAC, para acelerar la lista de espera de prótesis.

A esta primera prueba, Aníbal, Miguel Ángel, Nelson y Patricio fueron acompañados por la Directora del Servicio de Salud Metropolitano Oriente (SSMO), María Elena Sepúlveda, y la Directora del INRPAC, María Esteban Landaeta. “Quiero transmitir el saludo del Subsecretario de Redes Asistenciales, que fue quien nos apoyó para poder hacer las prótesis más rápido y vamos a seguir con más pacientes”, explicó la  Directora del SSMO, quien mantuvo una distendida y cordial conversación con los pacientes.

También les contó que la idea es que las personas que esperan por una prótesis puedan disponer de ésta lo más pronto posible: “Porque entendemos lo que debe ser no contar con una extremidad tan importante para la vida. Así que haremos lo necesario para apoyar y acelerar esto”.

En tanto, María Esteban Landaeta agregó que en el Instituto están muy contentos con este hito: “Hoy se evalúan nuestros primeros usuarios que han recibido sus prótesis, a través de este programa especial que nos permitió trabajar con talleres externos, para brindar una mayor oferta de prótesis”.

Espera y expectativas

Patricio Vergara tiene 64 años y toma dos buses para llegar desde su casa en Maipú hasta el INRPAC, en Peñalolén. Cuenta que una trombosis en su pierna derecha, más una diabetes y otras enfermedades llevaron a la amputación de su pierna y a una permanencia de seis meses en el hospital.

El médico que lo operó le habló del INRPAC y de la Dra. Carolina Hernández, fisiatra a cargo del Taller Ortopédico del Instituto. “Al salir del hospital, pensaba en cómo me iba a movilizar y me compré una prótesis básica. Con esta nueva, que me dieron acá, va a ser distinto, porque tiene rodilla y podré mover mejor mi pierna y transportarme en bicicleta, porque yo era ciclista antes”, comentó convencido de que lo logrará.

La Dra. Hernández detalló que estos pacientes ya usaban prótesis, pero que estas tenían varios años y era necesario cambiarlas. “Gracias a esta posibilidad que se dio de comprarlas en talleres externos, pudimos acelerar a lista de espera, porque si no tendrían que haber esperado mucho tiempo más”, explicó.

Miguel Ángel Munizaga, quien vive en La Cisterna, había ido ese mismo día a buscar su nueva prótesis, una especie de bota que reemplazará a la anterior, que ya tenía 25 años. “Yo nací sin mi pie y tobillo derechos, porque mi mamá tomó Talidomida cuando me estaba esperando. Y eso hace más difícil el proceso. Pero de acá me mandaron al taller, con todas las instrucciones de la Dra. Hernández y todo ha sido muy profesional. Estoy muy agradecido”, contó de su proceso y agregó: “Estoy en 95% del proceso, tengo que acostumbrarme y hay algunos detalles que corregir. Pero yo uso prótesis desde niño y ahora lo que espero es poder salir tranquilo, porque yo camino mucho”.

En la conversación con las directoras, Aníbal Gorigoitía les comenta lo feliz que está con la nueva prótesis, porque la anterior se le suelta y se le cae. Y le relata de una ocasión en la que, comprando en la feria, la prótesis se soltó y fue a dar a dar a un par de metros de distancia. “Mañana entero una semana con la prótesis nueva y aunque tienen que hacerle unos ajustes. Pero estoy contento, porque no se me suelta como la otra y espero poder ir a la feria, en Cerro Navia, donde yo vivo, al centro, y caminar no más, tranquilo”, comentó después de su control con la fisióloga.

Nelson Sandoval va desde su casa en San Bernardo, al INRPAC, del que le habló el médico que lo atiende en el CESFAM. En 2018 lo amputaron su pierna izquierda por una diabetes y esta es la primera prótesis que usará. “Me estoy acostumbrando de a poco a usarla, a mover la rodilla. Es algo nuevo, pero se siente bien”, contó acompañado de su hija.

Su mayor expectativa es poder ir a la playa, bajar a la arena y caminar sobre ella, sin caerse. El año pasado lo hice en silla de ruedas y me caí en la arena. Ahora quiero ir y caminar sin temor”, concluyó.